jueves, 9 de junio de 2016

CON CÁNCER TESTICULAR ¿SE PUEDE TENER HIJOS?

Cuando se habla de cáncer, muchos sueños se dan por perdidos, entre ellos la esperanza de ser padres. Según investigaciones científicas, un 50% de varones que padecen cáncer testicular, serían capaces de tener hijos con la ayuda de los Tratamiento de Reproducción Asistida (TRA).
“El cáncer testicular es la forma más común de cáncer en hombres con edades comprendidas entre los 15 y los 35 años de edad” manifestó el Dr. Julio César Dueñas, especialista en Reproducción Humana de la Clínica de Fertilidad ProCrear. El testículo es el órgano que contiene la semilla del varón, es decir el espermatozoide. Si el testículo está dañado o sufre de algún tipo de alteración que dificulte su funcionamiento, la fertilidad puede verse afectada, aseguró el experto.
Preservación de la fertilidad masculina
No solo el cáncer testicular logra afectar la fertilidad del varón, sino también su mismo tratamiento podría perturbar los niveles de la producción hormonal masculina que intervienen en la producción de espermatozoides. De este modo, afectará la capacidad de engendrar hijos después del tratamiento.
El Dr. Dueñas Chacón de ProCrear recomienda que antes de comenzar un tratamiento de cáncer testicular, los hombres que deseen tener hijos podrían considerar la preservación de su fertilidad en un banco de esperma para su uso posterior. Además indicó que el banco de esperma, a menudo es una buena opción, debido a que las muestras congeladas no se dañan por estar almacenadas durante mucho tiempo.
Tratamientos de Reproducción Asistida para lograr ser padre
Generalmente el conteo espermático del semen es muy bajo sin embargo actualmente  los hombres cuentan con varias opciones para la procreación. Una de estas opciones incluye la Fertilización In Vitro (FIV), en la cual un óvulo que ha sido extraído del ovario de la pareja femenina es fertilizado por los espermatozoides del hombre en un laboratorio y luego reimplantado en el útero. Asimismo, existen otras opciones que cumplen el anhelado sueño de tener un bebé en camino.

CHARLA GRATUITA POR EL MES DE LA PATERNIDAD: “PAPÁS GRACIAS A LA CIENCIA”

El jueves 23 de junio a las 19:00 p.m., ProCrear llevará  a cabo una charla totalmente gratuita titulada “Papás gracias a la ciencia”, la cual contará con reconocidos expertos en Tratamiento de Reproducción Asistida (TRA) y que abarcarán interesante temas, entre las cuales destaca la infertilidad como problema de salud pública.

1 comentario:

  1. Nuestra historia comienza como la de muchas parejas, queremos tener hijos pero el tiempo pasa y el embarazo no se produce. Después de intentarlo durante un tiempo y viendo que la edad se nos echaba encima, decidimos acudir a una clínica de fertilidad, pero cuando estamos iniciando el proceso a mi me detectan un cáncer de mama, así que el embarazo queda aparcado. Primero porque aunque el pronóstico es bueno, tengo que someterme a una operación y a una serie de tratamientos preventivos que me llevan a estar casi un año de baja. Una vez recibida el alta médica todavía me queda un periodo de 5 años de tratamiento hormonal preventivo que me impide pensar en un embarazo. Todo ello sumado al consejo de los ginecólogos de que me olvide de llevar a cabo un embarazo pues el riesgo de recaída es muy alto.

    Así las cosas decidimos iniciar dos expedientes de adopción, uno internacional que puede ser rápido y otro nacional, por si acaso. Elegimos un país en el que el hecho de haber tenido un “proceso oncológico” no sea una condición excluyente y realizamos los cursos y las entrevistas necesarias para iniciar el proceso. El psicólogo y la trabajadora social que nos hacen las entrevistas nos dan el ok, pero cuando el expediente llega a la comisión de valoración de la Administración Autonómica nos dicen que tenemos que esperar dos años para ver como evoluciona mi situación. Todo ello a pesar de tener un informe de mi oncólogo en el que dice que “estoy libre de enfermedad”.

    Ante la falta de lo que nosotros consideramos criterio a la hora de realizar la valoración, decidimos renunciar al expediente internacional.
    Conocimos la subrogación y desde luego en un primer momento nuestro primer pensamiento fue Estados Unidos, ya que era el único país en el que se realizaba este tipo de maternidad de manera clara y legal. Pero el handicap económico era demasiado alto para superarlo con nuestros ingresos. De todos modos, sin prisa pero sin pausa, seguimos buscando alternativas, unas más fiables que otras, hasta que dimos con Biotexcom.
    Fue así como iniciamos el proceso. Al final todo ha resultado bastante más sencillo de lo que imaginábamos.
    En nuestro caso preferimos no decir nada a nadie, por la situación familiar, por los acontecimientos en Ucrania y puesto que si el proceso fallaba por algún motivo, nos ahorrábamos las explicaciones y además pensábamos que al comentarlo podía gafarse el proyecto. Hasta el séptimo mes no se lo contamos a la familia. Todos se llevaron una gran sorpresa y desde luego una gran alegría pues ya pensaban que habíamos desistido de nuestro empeño de ser padres. A continuación empezamos a contárselo a los amigos, pero L. nació con casi tres semanas de adelanto así que tuvimos que anunciar el embarazo y el nacimiento a la vez.

    El día que nació fue un subidón tremendo y una vorágine de preparativos y de búsqueda del primer vuelo que nos llevara a Kiev, pues aunque sabíamos que estaría bien cuidado en la maternidad, no podíamos esperar a ver su carita y tocarlo.
    La estancia en Kiev después del nacimiento de L. ha sido una suerte, además de compartir la experiencia con otras familias que se encuentran en la misma situación, nos ha permitido estar con nuestro bebé tranquilamente, dedicados a él las 24 horas del día, y eso para unos padres primerizos y sin experiencia como nosotros ha sido todo un lujo.

    ResponderEliminar