jueves, 31 de marzo de 2016

TIPS PSICOLÓGICOS PARA AFRONTAR EL PROCESO DE REPRODUCCIÓN ASISTIDA

Lic. Vivian Anticona - Psicóloga de la Clínica de Fertilidad ProCrear

Ante el diagnóstico de problemas de fertilidad

1. Evita palabras como terrible, insoportable, horrible, para referirte a tu problema, evita calificarlo negativamente. El pensamiento que tengamos repercutirá sobre nuestro cuerpo, por eso menciónate frases como “puedo enfrentarme a esto”, “puedo superarlo”, “tiene solución”.

2. Para tomar una decisión es mejor que estés muy bien informada. Busca fuentes confiables para que la información que recibas sea real y científica y no basada en mitos.


3. Evita culparte y culpar a tu pareja por la situación. La mayoría de problemas de fertilidad son causa de factores biológicos que no podemos controlar; lo que si podemos hacer es solucionarlos, así que es mejor pensar en las alternativas que tenemos.

Antes de llevar a cabo un tratamiento de fertilidad:

4. Que tu relación de pareja se encuentre equilibrada, un hijo viene como complemento a una pareja feliz y no a unir a una pareja infeliz o a llenar un vacío.

5. Estar segura de tu motivación de ser madre. Esta motivación debe nacer de ti misma, no por imposición de alguien más.

6. Ponerte alternativas de vida y planear lo que harás en todos los casos, sea si el tratamiento resulte positivo o negativo.

Durante el tratamiento:

7. Mantén tus expectativas basadas en las probabilidades reales que te irá dando tu médico, esto hará que tengas un optimismo equilibrado, sin caer en el optimismo ilusorio ni en la negatividad.

8. Decide con tu pareja que información desean compartir y a quienes se lo dirán. Si quieren contarlo, es importante que sea a personas libres de prejuicio que los apoyarán.

9. Expresa las emociones y pensamientos que vayan apareciendo durante el proceso de tratamiento, busca a alguien que te brinde apoyo y te entienda; esto te ayudara a poder afrontar y adaptarte a lo que sucede en tu entorno.

10. Recuerda que el cuerpo reacciona a nuestros pensamientos, si son positivos y reales tu cuerpo reaccionará mejor al tratamiento.

5 comentarios:

  1. Quiero y necesito compartir mi experiencia como madre de un niño de embarazo subrogado.
    El embarazo subrogado es un camino más a la felicidad de ser padres, aunque en España parece que es pecado.
    Por mal formación congénita de mi útero y tras 10 años de tratamientos llegamos a la conclusión con mi pareja que el embarazo natural era imposible.
    Por sus viajes de negocios recalo en Ucrania, y la providencia lo cruzo con al clínica Biotexcom, allí cambio nuestras vidas. Nos acogimso a uno de sus programas de embarazo subrogado.
    Desde el primer momento nos sentimos acompañados, la contención y asesoramiento para elegir la madre portadora convirtió el proceso en para nada traumático.
    Las revisaciones médicas, los varios intentos de fecundación, el chequeo de parto, hablan de su profesionalismo médico.
    Incluso resolvieron todo lo legal, porque tramitaron todo ante la embajada y no hemos tenido ningún inconveniente de regresar con nuestro niño en brazos.
    La experiencia ha sido totalmente positiva, hoy tener a mi niño en casa contagiando alegría, confirma que decidimos lo correcto.
    No se desanimen padres, como dice nuestra blogista, son muy buenas y nuevas soluciones para arribar a la paternidad tan deseada mas allá de la edad

    ResponderEliminar
  2. Quiero y necesito compartir mi experiencia como madre de un niño de embarazo subrogado.
    El embarazo subrogado es un camino más a la felicidad de ser padres, aunque en España parece que es pecado.
    Por mal formación congénita de mi útero y tras 10 años de tratamientos llegamos a la conclusión con mi pareja que el embarazo natural era imposible.
    Por sus viajes de negocios recalo en Ucrania, y la providencia lo cruzo con al clínica Biotexcom, allí cambio nuestras vidas. Nos acogimso a uno de sus programas de embarazo subrogado.
    Desde el primer momento nos sentimos acompañados, la contención y asesoramiento para elegir la madre portadora convirtió el proceso en para nada traumático.
    Las revisaciones médicas, los varios intentos de fecundación, el chequeo de parto, hablan de su profesionalismo médico.
    Incluso resolvieron todo lo legal, porque tramitaron todo ante la embajada y no hemos tenido ningún inconveniente de regresar con nuestro niño en brazos.
    La experiencia ha sido totalmente positiva, hoy tener a mi niño en casa contagiando alegría, confirma que decidimos lo correcto.
    No se desanimen padres, como dice nuestra blogista, son muy buenas y nuevas soluciones para arribar a la paternidad tan deseada mas allá de la edad

    ResponderEliminar
  3. ¡Casi ni nos lo creemos! Hace ya dos meses y medio que tenemos a nuestros nenes en casa y parece que todo siga siendo un sueño. Han sido tantos impedimentos y dificultades que nunca pensamos que realmente viviríamos una escena familiar como ésta. No encontraremos forma posible de agradecer a nuestra gestante y a Biotexcom todo lo que han hecho por nosotros. El que lea esto sin tener niños y queriéndolos, sin duda alguna sabrá que no hay dinero en el mundo para pagar lo que más desea. Con este escrito aportamos nuestro granito de arena y agradecemos todo lo sucedido y ante todo el resultado: nuestros dos maravillosos retoños.

    ResponderEliminar
  4. Cuando se ha vuelto imposible embarazarse por otros medios, la subrogación de útero es para muchas parejas la mejor alternativa para ser padres. Por medio de técnicas de reproducción asistida de alta complejidad, como la fecundación in vitro, los futuros padres generan un embrión que es transferido al útero de una tercera persona para que lo lleve en su seno. La relación entre los padres y la madre gestante concluye cuando el bebé nace y ésta última debe cederlo a la pareja.

    ResponderEliminar
  5. muy técnico, pero acertado tu comentario Alejandra, el embarazo subrogado ademas lleva mucha emoción.
    Emociones tristes al ver pasar los años, tratamientos y médicos que solo confirman tu inviabilidad de engendrar hijos.
    Emociones de impotencia cuando quieres adoptar y tantos requisitos junto a montañas de papeles sepultan tu segunda ilusión.
    Emociones de sorpresa cuando descubres la subrogación del embarazo.
    Emociones de dudas y miedos mientras eliges la clínica y la madre portadora adecuada.
    Emociones de frustración cuando las primeras pruebas de fertilización fracasan.
    Emociones de ansiedad durante la transferencia y el embarazo.
    Emociones de alegría, enorme alegría, cuando recibes tu bebe en brazos.
    Emociones, de eso se trata ser padres...

    ResponderEliminar