lunes, 18 de abril de 2016

MALA ALIMENTACIÓN PUEDE CAUSAR FALTA DE OVULACIÓN E IMPOTENCIA SEXUAL


Dr. Julio Dueñas, MD, PhD - Doctorado en Reproducción Humana (Japón)

La baja calidad y cantidad inadecuada de alimentos que ingerimos se relaciona con problemas menstruales y hormonales en las mujeres, y disfunción eréctil en los varones.
La alimentación inadecuada es, en muchos casos, uno de los factores que impide o disminuye la capacidad para tener hijos. 

Todo hombre o mujer que sufre algún trastorno alimentario, debe admitirlo y saber que eso se va a afectar su fertilidad. Si están buscando el embarazo tendrán que consultar con un ginecólogo, o un especialista en medicina reproductiva. Si tienen sobrepeso, un nutricionista, y si padecen de bulimia o anorexia, el tratamiento debe incluir la atención psicológica 

Una deficiente alimentación en la mujer puede producirle desnutrición y bajo peso. Esto altera la secreción de hormonas del hipotálamo e hipófisis lo que repercute negativamente en el funcionamiento fisiológico normal del ovario. No maduran los óvulos, no hay ovulación y por ende no hay embarazo.

Caso contrario, cuando la mujer tiene sobrepeso u obesidad, hay una sobreproducción hormonal, la grasa en exceso se transforma en hormonas que desequilibran el funcionamiento normal de los ovarios y pueden ausentarse los periodos menstruales.

Mientras mayor sea la obesidad, menor será la probabilidad de lograr un embarazo espontáneo. En los varones, la obesidad se relaciona a bajas concentraciones de testosterona en sangre, y con alteraciones en la concentración y la calidad del semen. 

Factores endocrinos de la infertilidad

Los casos de sobrepeso y obesidad son muy frecuentes en mujeres entre los 20 y 35 años. Estas patologías pueden producirles alteraciones hormonales, por ejemplo, síndrome de ovario poliquístico o exceso de estrógeno, capaces de provocar períodos menstruales anormales, es decir, anovulatorios. 

Los kilos de más en los varones pueden ser causa de disfunción eréctil. A su vez, las situaciones de estrés, físico o emocional influyen negativamente en su fertilidad. 

Lo recomendable es tener una dieta equilibrada, recibir carbohidratos, verduras, antioxidantes, lípidos y proteínas, no más de la cantidad de cada uno. Los alimentos por sí solos no aseguran una buena fertilidad, sino la manera en que los ingerimos y como los distribuimos en la ingesta diaria.

Otro factor que afecta la capacidad reproductiva es la reciente tendencia de la postergación de la maternidad. Al momento de tomar esta decisión, las mujeres deben saber que, pasados los 35 años, las dificultades para concebir se incrementarán. Esto debido a que la calidad de los óvulos disminuye con la edad y hay mayor riesgo de aborto o parto prematuro.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario